Sin duda alguna, una buena comunicación de pareja es un ingrediente básico para tener una buena relación de pareja.

La falta de comunicación o la dificultad en la comunicación es uno de los motivos más frecuentes por el que se solicita ayuda terapéutica. Alrededor del 80% de las personas que acuden a terapia de pareja, explican que tienen una comunicación deficitaria, que han dejado de entenderse y que las peleas se han vuelto más frecuentes. “Casi no hablamos, no sé qué decirle”, “cada vez tenemos más silencios y cuando hablamos acabamos discutiendo”, “ya no le hablo de mis cosas porque creo que no me va a entender”, “siento que hablamos idiomas distintos”, “me cuesta comunicarme con mi pareja”, “ya no nos comprendemos como antes”, “no hay sintonía entre los dos”, “cada vez me resulta más difícil hablar con él o ella” …

¿Quién, en algún momento, no se ha sentido así? ¿Te resuena? ¿Te sientes así? Te invito a reflexionar. Tomate unos segundos para visualizar los aspectos de la comunicación con tu pareja que no te satisfacen o encuentras dificultades.

¿Te sientes satisfecha/o de tu comunicación en pareja? ¿Cómo te comunicas? ¿Cuál es tu principal dificultad a la hora de hablarle a tu pareja? ¿Qué te gustaría mejorar? ¿Cómo te sientes cuando falla la comunicación?

La comunicación es uno de los elementos clave para una buena relación de pareja, y que funcione bien o mal, va a ser una señal de la satisfacción que siente cada miembro con respecto a la relación. En la mayoría de parejas, una buena comunicación el uno con el otro, suele garantizar una relación fluida y con futuro, mientras que una mala comunicación en pareja, prácticamente asegura dificultades y malestar en los dos miembros de la relación. Es un hecho contrastado, que el resultado de una mala comunicación de pareja debilita la relación, hasta el punto de poder llegar a la ruptura.

Por esto, es importante que prestemos atención a la forma y al modo que tenemos de comunicarnos con nuestra pareja.

Que decimos y cómo lo decimos, dónde y cuándo hablamos, desde qué lugar y con qué intención, son aspectos fundamentales a tener en cuenta para una comunicación eficaz, asertiva y satisfactoria en pareja.

 

Susana Ros

Share This